Cuervo sí convenció a los inversionistas